• Lo compras hoy, lo recibes mañana

91 672 92 40

Carrito (0)

No tiene artículos en su carrito de compras.

No tiene artículos para comparar.

¿Sufres rosácea? Todo lo que debes saber

Abril es el mes de la concienciación de la rosácea y por eso hemos querido dedicar este blog a conocer en mayor profundidad qué es la rosácea, cuáles son los factores desencadenantes y sus síntomas.

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta a los vasos sanguíneos de la parte central de la cara y que se manifiesta con rojez persistente, picor y escozor en la zona centro-facial y que puede desarrollarse con capilares dilatados y lesiones pustulosas que se pueden confundir con el acné.

Tiene una alta incidencia, afecta hasta un 10% de la población. Es más frecuente en mujeres de mediana edad (20-50 años) y que tienen un foto-tipo bajo, es decir, en pieles claras. Afecta a más de 40 millones de personas en el mundo.

Se desconocen las causas de esta enfermedad, aunque podrían intervenir factores hereditarios y ambientales.

Esta enfermedad crónica no tiene cura como tal, pero si que podemos evitar o reducir la exposición a factores desencadenantes de brotes. Además, un buen diagnostico y tratamiento va a hacer que los síntomas mejoren y que se reduzca la aparición de brotes.

Puede ser asintomática, causar molestias leves que producen también incomodidad social o llegar a provocar dolor franco en el paciente.

Los principales factores desencadenantes son:

  • Consumo de bebidas muy calientes.
  • Alimentos picantes.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Temperaturas extremas.
  • Infección cutánea: se relaciona la rosácea con el Demodex folliculorum, un ácaro que coloniza habitualmente la piel de la cara y que, en personas con esta enfermedad se presenta en mayor número.
  • Emociones: como por ejemplo el estrés.
  • Alteración del sistema inmunológico.
  • Practicar ejercicio intenso, ya que aumenta el flujo sanguíneo.
  • Consumo de ciertos medicamentos que dilatan los vasos sanguíneos.
  • Productos cosméticos no compatibles con la rosácea.

Factores de riesgo a la hora de desarrollar esta enfermedad dermatológica:

  • Ser mujer. Relación mujer:hombre a 3:1.
  • Tener la piel clara, especialmente foto-tipos I- II que se agravan si previamente han sido dañadas por el sol.
  • Rango de edad: se presenta especialmente en mediana edad (20-50 años).
  • Fumadora.
  • Tener antecedentes familiares.

Síntomas de la rosácea:

  • Enrojecimiento facial: normalmente se presenta de forma persistente en la zona central de la cara. En la zona de la nariz y de las mejillas, los vasos sanguíneos se inflaman y se hacen visibles.
  • Protuberancias rojas e hinchadas: pueden aparecer granos similares al acné. Pueden contener pus. La piel está sensible y con sensación de quemazón.
  • Problemas oculares: los ojos están secos, irritados e hinchados. Además, los párpados están rojos e hinchados.
  • Nariz agrandada (rinofima): la piel de la nariz se engrosa y tiene aspecto bulboso.

La rosácea puede clasificarse en distintos subtipos según su evolución o manifestaciones y, la persona afectada puede presentar solo uno de estos subtipos o una combinación de varios.

Dividimos la rosácea en 4 subtipos según sus principales síntomas:

  1. Rosácea eritematosa-telangiectásica: enrojecimiento en la zona central de la cara: nariz y mejillas. La piel suele estar inflamada y sensible al tacto. Sensación de ardor. Además, pueden manifestarse telangiectasias, que son pequeños vasos sanguíneos dilatados en forma de arañas vasculares. Sequedad en la piel.
  2. Rosácea pápulo-pustulosa: piel enrojecida en la que aparecen pequeñas pústulas o granos en brotes, especialmente en las mejillas. Piel sensible con aspecto graso especialmente en los brotes.
  3. Rosácea fimatosa: Engrosamiento de la piel por degeneración de la dermis y la epidermis debido a la inflamación persistente que soportan. Aspecto de la piel irregular, con arañas vasculares rotas y brillo superficial de la piel. Piel rugosa y con bultos internos. Es más frecuente en la nariz (rinofima) aunque también se puede dar en las orejas (otofima), frente (metofima), barbilla (gnatofima) o párpados (blefarofima). Este subtipo es más frecuente en hombres.
  4. Rosácea ocular: la afectación de los ojos es bastante habitual. Los ojos están sensibles, enrojecidos, con sensación de cuerpo extraño y con irritación. Además, en el párpado pueden aparecer telangiectasias, se enrojecen e inflaman.

El tratamiento de la rosácea se centra en controlar los síntomas de la rosácea y mejorar la calidad de la piel. El tratamiento siempre va a ser elegido por el dermatólogo después de un buen diagnóstico de la enfermedad.

  • Tratamientos tópicos: cremas con medicamentos como metronidazol o ácido azelaico son los que más suele mandar el dermatólogo para controlar los brotes. También se utilizan los retinoides (derivados de la vitamina A).
  • Tratamiento oral: en rosáceas moderadas-graves o que no podemos controlar con el tratamiento tópico, también se prescriben tratamientos orales como antibióticos o retinoides orales.
  • Eliminación del ácaro Demodex: si la rosácea presenta gran presencia de este ácaro, su eliminación puede mejorar la enfermedad y mejorar el resultado del resto de tratamientos. Normalmente, el tratamiento es con una crema con antiparasitarios.
  • Terapias con láser: ayuda a tratar las telangiectasias y el enrojecimiento de la piel.
  • Tratamiento ocular: puede necesitar a parte del tratamiento habitual para el resto de rosáceas, el uso de colirios con o sin corticoides.

Para ayudar a controlar la rosácea debemos tener una rutina de cuidado facial especial y adecuada para la piel:

Limpieza: tiene que ser suave y respetuosa con la piel. Limpiadores con tensioactivos suaves y con un alto contenido en humectantes y emolientes. Que no produzcan sensación de sequedad. Usar agua tibia para la limpieza.

Después de la higiene podemos usar agua termal calmante.

No se recomienda exfoliar la piel.

Sensibio Gel Moussant Bioderma 200 ml

Hidratación: es fundamental mantener una buena hidratación de la piel. Tienen que ser productos hidratantes, calmantes, no oclusivos y que protejan los vasos sanguíneos.

Que refuercen la barrera cutánea.

Además, podemos encontrar con distintos productos que combinan con otros tratamientos o que llevan color para disimular las rojeces.
Sensibio BB Cream AR SPF30 40ml
Factor de protección: siempre hay que usar factor de protección con SPF 50+. Es muy importante, ya que la exposición al sol es una de las causas que desencadenan la aparición de brotes. Debe ser un factor de protección adecuado para pieles sensibles y con rojeces. También se puede usar un filtro mineral.

Como hemos visto, la rosácea no es una enfermedad que podamos evitar, pero, sí que podemos tomar algunas medidas preventivas para la aparición de los brotes:

  • Tener identificados los desencadenantes y evitarlos en la medida de lo posible: evitar comidas muy calientes o picantes, evitar bebidas alcohólicas y evitar la exposición al sol.
  • Iniciar un tratamiento temprano: ante el menor síntoma es importante acudir al dermatólogo para que pueda diagnosticar y tratar precozmente la rosácea.
  • Hidratar la piel y evitar la limpieza con productos irritantes: mantener una buena rutina de cuidado facial como os hemos comentado anteriormente.
  • Usar factor de protección siempre con SPF 50+.
  • Usar el resto de los cosméticos adecuados para nuestra piel: maquillajes, champús y geles.
  • Evitar el estrés y momentos de nerviosismo.
  • Evita el sobrecalentamiento de la piel, especialmente puedes controlarlo durante el ejercicio refrescando la piel habitualmente. Además, puedes evitar calefacciones fuertes o aguas muy calientes.
  • Protege la piel del frío y del viento.

Ya hemos visto las principales características de la rosácea, sus causas, síntomas y subtipos. Además, hemos hablado de cual son los principales tratamientos que se usan para controlar los brotes y la rutina más adecuada para el cuidado de nuestra piel.

Si tienes dudas sobre los síntomas o sobre que tratamiento o rutina de cuidado es la mas adecuada para ti, no dudes en consultar a tu dermatólogo o a tu farmacéutico para que te puedan aconsejar y ayudar.

Deja un comentario

¡Recibe las últimas ofertas!

Suscríbete de forma gratuita y recibe las últimas promociones de Farmarapid

(esta opción solo te aparecerá una vez)