• Lo compras hoy, lo recibes mañana

91 672 92 40

Carrito (0)

No tiene artículos en su carrito de compras.

No tiene artículos para comparar.

¿Por qué se me cae el pelo?

Entramos en la ducha, esa cortina de agua templada cae sobre nosotros y nos sentimos plenos. Es nuestro pequeño rito diario de relajación. Pero esa paz se rompe cuando, horreur!, al salir de la ducha nos damos cuenta de que parte de nuestro amado cabello se ha quedado atascado en el desagüe, por no hablar de las hebras de pelo sueltas que han quedado dispersas por el fondo y las paredes de la ducha (¿cómo hay pelos que pueden llegar tan alto?).

Se nos cae el pelo, y esto es algo que debemos aceptar. Pero también debemos afrontarlo y combatirlo convenientemente.

Es aquí cuando nos hacemos la pregunta del millón: ¿por qué se me cae el pelo? Existen diversos factores que no dependen directamente de nosotros. Pero hay otros que sí.

Causas de la caída del cabello

Estrés: el rey de la caída del pelo

Cuando hablamos de la caída del pelo, parece que la primera razón que viene a nuestra cabeza es el estrés. Nos agobiamos diariamente con trabajo, tráfico, niños, algún problema de salud… nos agobiamos con cualquier cosa.

¿Cómo afecta esto en nuestro cabello?

Cuando nos estresamos (especialmente durante largos periodos de tiempo) liberamos hormonas que debilitan la raíz de nuestro cabello.

Aunque estamos ante un factor que parece ser externo a nosotros, somos nosotros mismos quienes debemos controlar de qué manera nos afectan las cosas. ¿Y si nos tomáramos las cosas de la vida de otro modo? ¿Qué tal unas clases de yoga para evitar la caída de pelo por estrés?

Una mala elección de los alimentos para el cabello

Cuando no comemos correctamente y nuestro cuerpo deja de recibir las vitaminas y los nutrientes necesarios, nuestro cabello no solo cae: al debilitarse, también pierde fuerza y brillo.

En este artículo anterior de nuestro blog "Cómo conseguir un pelo fuerte y sano" ya te contamos cómo debíamos comer para que nuestro cabello luciera saludable.

Una enfermedad relacionada con una mala elección de los alimentos para el pelo sería la anemia, producida por la falta de hierro.

Medicamentos, tratamientos y operaciones

La toma de según qué medicamentos también afecta a la caída de nuestro cabello.

¿Por qué ocurre esto? Cuando un medicamento afecta a nuestras hormonas, la circulación sanguínea o la absorción de nutrientes, también afecta indirectamente a la salud de nuestro cabello.

Hablar de medicamentos concretos sería inútil, considerando que a cada persona le afectan de manera distinta: la única recomendación que podemos darte es que consultes con tu médico la posibilidad de caída del pelo a causa de la fórmula que te está recetando o alguna solución que tú ya estés tomando por otro lado (la píldora, complementos alimenticios para combatir el acné…).

Lamentablemente, cuando nos sometemos a una operación o tratamiento, también perdemos pelo: mientras tengamos tiroides o tras una enfermedad, una cirugía, quimio y radioterapias y otras infecciones graves que afecten a nuestro sistema inmunitario. Es por ello que, en muchos post operatorios, también se nos cae el pelo.

En estos casos es recomendable que pensemos en un tratamiento capilar para la caída del pelo. Los tratamientos anticaída para el pelo nos ayudarán en gran medida siempre y cuando actuemos con prontitud, cuando los folículos capilares siguen abiertos.

Tratamos mal nuestro pelo y, por eso, se cae

Algunos de los errores en los que caemos a la hora de “cuidar” nuestro cabello, son los siguientes:

  • Lavarlo con agua muy caliente. El agua caliente abre los poros y lo folículos, por lo tanto, facilita la caída del cabello.
  • Utilizar productos para el pelo con alcohol. El alcohol reseca el cabello, lo debilita y lo vuelve quebradizo. Posiblemente no abre los folículos, pero si el pelo se rompe, también se cae. Estos productos suelen ser malos acondicionadores y mascarillas, pero también lacas, espumas y geles de peinado. Debemos utilizarlos con mucha moderación o, directamente, desterrarlos de nuestro cuarto de baño.
  • Someter nuestro cabello a altas temperaturas, como planchas y secadores. Lo ideal es dejar secar el pelo al natural, pero si usamos secadores o planchas, controlaremos que la temperatura sea moderada.
  • Llevar el pelo la mayoría del tiempo con recogidos muy apretados. Está claro que el cabello largo en ocasiones molesta al llevarlo suelto: si recogemos nuestro cabello que sea con gomas flojitas, para no dañarlo demasiado. Si no queremos que nuestro pelo se quede en el coletero o la horquilla de turno, claro.

Evitar la caída del cabello no es fácil, pero si lo hacemos con cabeza conseguiremos, al menos, reducir la cantidad de pelo que, semanalmente, aparece en nuestros desagües y cepillos al peinarnos.

¿Se te ha caído alguna vez el cabello? ¿Qué has hecho para combatir la caída del pelo?

Deja un comentario

¡Recibe las últimas ofertas!

Suscríbete de forma gratuita y recibe las últimas promociones de Farmarapid

(esta opción solo te aparecerá una vez)