• Lo compras hoy, lo recibes mañana

91 672 92 40

Carrito (0)

No tiene artículos en su carrito de compras.

No tiene artículos para comparar.

Propósito de año nuevo...¿Dejar de fumar?

El comienzo de un año nuevo siempre es buen momento para hacernos propósitos que mejoren nuestra calidad de vida y uno de los mejores propósitos que nos podemos hacer es dejar de fumar.

Las últimas cifras de fumadores en España nos indican que un 23% de la población fuma a diario y que un 2-3% lo hace ocasionalmente. El tabaco es una sustancia nociva para nuestro organismo que causa al año 50.000 muertes en nuestro país, por enfermedades asociadas al consumo del tabaco.

A pesar de su efecto nocivo sobre el organismo, es una practica muy extendida y especialmente atractiva para la gente más joven, ya que la mayoría de nuevos fumadores son menores de 25 años.

Hay múltiples enfermedades relacionadas con el tabaco, normalmente lo primero que asociamos es el cáncer de pulmón, pero hay mucho más. El tabaco está asociado a un incremento de las posibilidades de padecer hasta 15 tipos de cáncer, siendo los más frecuentes el de pulmón y laringe (8 de cada 10 casos son provocados por el tabaco) y vejiga y orofaringe (5 de cada 10 casos).

tipos-de-cancer-provocados-en-un-porcentaje-significativo-por-el-consumo-de-tabaco

Pero, hay otras muchas más enfermedades asociadas al tabaco: el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca se ve aumentado (infartos, enfermedad isquémica o muerte súbita), también aumenta la posibilidad de sufrir un accidente cerebrovascular.

Otra de las grandes enfermedades asociadas es la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) que es una enfermedad que cursa con la obstrucción progresiva y normalmente no reversible de las vías aéreas.

Aunque dejar de fumar puede ser un proceso difícil y de sacrificio para los fumadores, va a suponer una mejora en la calidad de vida y una reducción de las posibilidades de sufrir enfermedades graves.

Además, debemos tener en cuenta que no solo nos perjudicamos a nosotros mismos, nuestro entorno se ve afectado por la gran cantidad de sustancias tóxicas que se exhalan al fumar.

BENEFICIOS DE DEJAR DE FUMAR

El dejar de fumar nos aporta beneficios desde el principio, nuestro organismo se empieza a transformar al no recibir las sustancias tóxicas del tabaco y notamos los primeros beneficios.

  • A los 20 minutos nuestra tensión y nuestro pulso se normalizan.
  • A las 8 horas los niveles de oxígeno vuelven a la normalidad. La nicotina y el monóxido de carbono se reducen en el organismo al 50%.
  • A las 24 horas, el monóxido de carbono se elimina totalmente del organismo. Los pulmones empiezan a eliminar moco y otros residuos derivados del tabaco.
  • A las 48 horas hemos eliminado completamente la nicotina del organismo. Empiezan a mejorar los sentidos del gusto y del olfato.
  • A las 72 horas nos resulta más fácil respirar. Conseguimos que los bronquios se relajen. Aumenta la sensación de bienestar.
  • Después de 1 año conseguimos reducir el riesgo de infarto a la mitad.
  • Después de 5 años el riesgo de infarto es igual que el de un no fumador y las posibilidades de sufrir una enfermedad pulmonar se ven reducidas a la mitad.
  • Después de 10 años también reducimos el riesgo de padecer cáncer de pulmón a la mitad con respecto al fumador.

Además de estos beneficios, dejar de fumar también nos mejora otros aspectos como la salud de la piel y del pelo, la salud bucal, la fertilidad, etc.

EL PROCESO DE DEJAR DE FUMAR

El principal problema para dejar de fumar viene derivado de las dificultades que nos implica debido a la dependencia que nos produce:

  • Dependencia psicológica: deriva del comportamiento que adquirimos o de los momentos asociados a fumar.
  • Dependencia física: consecuencia de la adicción que produce la nicotina. Su ausencia nos genera ansiedad.

Para dejar de fumar conviene “prepararnos” para ello:

  • Tenemos que deshacernos de todos los cigarros que tengamos para evitar tentaciones en momentos de debilidad.
  • Buscar apoyo en la familia y amigos, informando de nuestra decisión para que nos puedan ayudar y apoyar.
  • Valorar si necesitamos apoyo con terapias que nos ayuden a calmar la ansiedad o que nos sustituyan la ausencia de nicotina.
  • Planear el día que dejamos de fumar, tanto la fecha como la actividad que vamos a desarrollar ese día. Así, mantenemos la mente ocupada.
  • Mantener una actitud positiva.

Existen diversos síntomas de abstinencia que podemos sufrir, especialmente durante los primeros días tras dejar de fumar. Los más comunes son:

  • Sensación de ansiedad, inquietud o impaciencia.
  • Mayor dificultad para concentrarnos.
  • Trastornos en el sueño.
  • Dolor de cabeza.
  • Mayor apetito, ganas de picotear a deshoras y, por tanto, aumento del peso.
  • Depresión o irritabilidad.

Estos síntomas van a variar en función de nuestro grado de dependencia y del número de cigarrillos diarios que consumimos. Podemos saber nuestro grado de dependencia realizando el test de Fagestrom, este test puedes realizarlo haciendo clic aquí.

¿Qué puedo hacer para disminuir estos síntomas?

Es importante, especialmente los primeros días, evitar espacios de fumadores.

Mantenernos activos ayuda a estar distraídos y a mejorar nuestro estado de ánimo y actitud: podemos hacer ejercicio, andar, realizar algún hobby que nos mantenga distraídos, etc.

Beber mucha agua e intentar mantener una dieta saludable. Realizar las 5 comidas al día.

Si echamos de menos la sensación de tener algo en la mano, sustituirlo por algún otro objeto, un lápiz, un clip o una pelota antiestrés nos pueden ayudar.

Si lo que nos falta es la sensación de tener algo en la boca podemos tomar un chicle o caramelo sin azúcar.

Para conseguir relajarnos podemos inspirar lentamente por la nariz y exhalar el aire por la boca. Si lo repetimos 10 veces conseguimos relajarnos.

Intentaremos mantener una actitud positiva, dejar de fumar es lo mejor que podemos hacer para cuidar nuestra salud.

Además, existen programas o tratamientos que nos pueden ayudar a dejar de fumar y a calmar los síntomas asociados a la ansiedad de los primeros días.

Siempre puedes consultar a tu médico o a tu farmacéutico cual es el mejor método para ti, te ayudaremos a conseguir tu objetivo.

Uno de los métodos más frecuentes para ayudarnos a dejar de fumar, son las terapias sustitutivas de Nicotina, que existen en distintos formatos y dosis para ajustarse a nuestro caso. Hay parches que van liberando nicotina de forma continuada, chicles o caramelos que nos sirven para calmar en ese momento y aportarnos la dosis de nicotina necesaria para calmar los síntomas. También de absorción inmediata existen sprays que se absorben rápidamente vía sublingual.

Hay tratamientos que son medicamentos y que necesitan la prescripción y supervisión médica que nos calman los síntomas de abstinencia.

Además, hay otros tratamientos que nos pueden ayudar en el proceso de dejar de fumar, van a calmar el nerviosismo y la ansiedad de una forma más natural, como es la gama Aromastop.

aromastop

También nos podemos ayudar en estos momentos de infusiones que nos relajen, es el caso de  Yogui tea sueño:

yogi_tea_buenos_sue_os_17_bolsitas_infusion

O de complementos alimenticios que nos ayuden a conciliar mejor el sueño

aquilea_enrelax_forte_30comprimidos

En conclusión, siempre es un buen momento para dejar de fumar, pero el comienzo de año nos lo puede poner como próximo objetivo.

Es importante estar convencido y mentalizado para asegurarnos nuestro éxito. Es nuestra salud la que va a mejorar desde el primer momento.

Y recuerda, consulta siempre con tu personal sanitario más cercano el mejor método para ayudarte a dejar de fumar.

Deja un comentario

¡Recibe las últimas ofertas!

Suscríbete de forma gratuita y recibe las últimas promociones de Farmarapid

(esta opción solo te aparecerá una vez)