• Lo compras hoy, lo recibes mañana

91 672 92 40

Carrito (0)

No tiene artículos en su carrito de compras.

No tiene artículos para comparar.

Falta de apetito en niños: cómo estimularlo

No son pocos los niños carentes de apetito. Suelen ser etapas en las que los más enanos de la casa se niegan a comer, generando con ello una preocupación inminente en mamás y papás, que no sabemos cómo actuar ante una situación como ésta.

Es entonces cuando nos preguntamos, ¿por qué ocurre esto?

Una de las principales razones que pueden ocasionar esta falta de apetito en bebés es el proceso de dentición: al salirles los dientes, esto les está generando dolores y molestias que les quitan si no el hambre, sí las ganas de comer.

También puede ocurrir que hayamos acostumbrado al crío (en el caso de niños más mayores) a comer según qué alimentos, y el niño se ha cansado de comer siempre lo mismo: ¿y si empezamos a probar con alimentos que contenga el mismo aporte nutricional pero que sea distinto, para conseguir no aburrir al enano de la casa?

10 Trucos para que los niños coman

Existen una serie de recomendaciones que podemos llevar a cabo para conseguir que nuestro pequeñajo coma como debe.

Darle a probar cosas nuevas

Colocamos este consejo en primera posición por lo que comentábamos líneas más arriba acerca de que los niños pueden llegar a cansarse de ingerir siempre las mismas papillas o leches.

Es importante que el crío, poco a poco, vaya probando cosas nuevas. Eso sí, haremos esto teniendo mucha paciencia y ofreciéndoselo en repetidas ocasiones.

Dejar que coma solo/a

Si el niño ya es capaz, al menos, de sujetar una cuchara, debemos dejar que coma solo. Guardemos la calma, que si realmente tiene hambre acabará por comer.

¿Y si no sujeta aún la cuchara?

A los críos les encanta usar las manos y, por lo tanto, también les gusta utilizarlas para comer. Ofrécele alimentos que pueda coger con las manitas y deja que siga su ritmo de alimentación.

Raciones más pequeñas

A los adultos nos pasa que cuando nos ponen demasiada comida en el plato nos agobia, porque pensamos que es demasiada cantidad para nosotros. A los niños les pasa lo mismo.

Es por eso que debemos presentarle la comida en raciones más pequeñitas, pues sus ganas de comer decrecerán si ve cantidades en el campo que no va a poder llegar a comer.

Primero, aquello que no le gusta

Cuando sirvamos el plato a nuestro enano, procuraremos convencerle de que se coma primero aquello que no le gusta, y dejar para el final los alimentos que le encantan. De esta manera, nos aseguraremos de que el niño come de todo y no solo la comida que le resulta agradable a él.

No presionar al crío

Los papás y las mamás debemos confiar en las horas a las que el niño o la niña tienen realmente hambre, no imponiéndoles un horario de comidas. Debemos, llegados a este punto, dejar que el niño decida cuándo comer.

Y si al niño le apetece comer algo entre horas, tampoco debemos preocuparnos demasiado. Un pequeño bocadillo a media mañana o a la hora de la merienda no le hará ningún mal.

Eso sí, lo haremos a poder ser a estos horarios, media mañana o merienda. No dejaremos que picotee antes de las principales comidas porque es entonces cuando no comerá.

Con la comida no se negocia

Los papás tendemos a utilizar la comida para negociar al crío, creyendo que realmente le estamos educando bien. Si se portan mal les ponemos algo que no les gusta; si se portan bien, les damos todos los caprichos que piden.

No debemos adaptar esta actitud o, al menos, no debemos hacerlo siempre, pues estamos haciendo que el crío coja manía a según qué alimentos (asociándolos con algo negativo) y creerá que puede conseguir todos sus caprichos por comportarse como realmente debe comportarse.

Tampoco debemos darles las comidas que les gustan solo para mostrarles afecto. El afecto se muestra de otras maneras.

Da ejemplo

Es una de las mejores recomendaciones que cualquier experto en nutrición o pedagogía podría ofrecerte. Dar ejemplo a tu enano es el mejor truco para que éste se conciencie de que debe comer bien.

Si papás y mamás comemos de manera saludable, el niño hará lo mismo.

Siéntale a comer con vosotros

Que el niño asocie el momento de la comida con un momento en familia en que pueda sentirse partícipe es importantísimo para que el crío se sienta arropado y quiera vivir ese momento con vosotros, pues asociará el momento de la comida o de la cena con las personas que más quiere.

Felicítale cuando lo haga bien

A todos nos gusta que nos reconozcan el trabajo bien hecho. A nuestros hijos también les gusta. Si les felicitamos cada vez que se portan bien en la mesa, asociarán estas felicitaciones a momentos agradables y empezarán a comer mejor.

¿Sufre alguno de tus hijos falta de apetito? ¿Has conseguido que, por fin, coma de manera más saludable? ¿Cómo lo has hecho? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Deja un comentario

¡Recibe las últimas ofertas!

Suscríbete de forma gratuita y recibe las últimas promociones de Farmarapid

(esta opción solo te aparecerá una vez)