• Lo compras hoy, lo recibes mañana

91 672 92 40

Carrito (0)

No tiene artículos en su carrito de compras.

No tiene artículos para comparar.

Celulitis, la tan temida "Piel de Naranja"

La celulitis o la también denominada “piel de naranja” es una de las principales preocupaciones estéticas y, el mayor número de consultas se producen en estos momentos, cuando empieza el buen tiempo y nuestras piernas se vuelven las protagonistas.

Este tipo de celulitis se define como un trastorno local en el tejido subcutáneo que altera la figura y la topografía de la piel, dándole el típico aspecto rugoso que denominamos popularmente “piel de naranja”.

Se dan 4 síntomas en la piel que nos ayudan a diagnosticarla:

  1. 1. La piel aumenta su grosor.
  2. 2. Se vuelve más consistente.
  3. 3. Se produce una mayor sensibilidad en la zona que puede llegar a doler.
  4. 4. Se disminuye la movilidad de la piel.

Las principales zonas en las que se forman los acúmulos de celulitis son: los muslos, la zona abdominal y en la pelvis.

Para conocer el grado o etapa en que se encuentra nuestra piel podemos basarnos en técnicas de evaluación de la superficie en 3D (estereofotogrametría) o de forma sencilla nos basamos en:

  1. 1. Etapa inicial: la piel solo presenta hoyuelos si nos pellizcamos en la zona.
  2. 2. Etapa intermedia: los hoyuelos aparecen en la zona de forma espontánea si estamos de pie, pero, no si estamos tumbados.
  3. 3. Etapa avanzada: los hoyuelos se presentan de forma espontánea tanto si estamos de pie como tumbados.

La celulitis aparece principalmente en mujeres, con una prevalencia del 90% por encima de los hombres.

Existen distintos factores que intervienen en la aparición de la celulitis:

  • Factores hereditarios: como el género o la raza.
  • Factores hormonales: el aumento de estrógenos hace que se estimule la proliferación de fibroblastos y que se aumente la actividad de los adipocitos que forman los nódulos celulíticos. Esto es clave en distintas etapas del desarrollo de la mujer: pubertad, embarazo, menopausia o terapias con estrógenos.
  • Factores relacionados con los hábitos de vida: alimentación, vida sedentaria, falta de ejercicio o consumo de alcohol y tabaco.
  • Factores psicológicos: el estrés y la ansiedad intervienen en la formación de grasa.

Cambios estructurales en la piel durante la evolución de la celulitis

piel

Las modificaciones se producen de forma progresiva:

Fase edematosa:

-Primero se produce la retención de líquido en el tejido conectivo.

-En una segunda parte se forman micronódulos: agrupación de unos 8-10 adipocitos.

Fase esclerosa:

-Los nódulos de grasa se ven envueltos por fibras del tejido conjuntivo por lo que aumenta su tamaño a macronódulos.

-Éstos comienzan a afectar a la circulación sanguínea y favorecen la retención de líquidos, aparecen las señales en la epidermis: zonas más abultadas de la piel de naranja.

-Las fibras conjuntivas se retraen y envejecen, por los que los puntos de anclaje se retraen y se ve reflejado en la epidermis: zonas hundidas de la piel de naranja.

MEDIDAS PREVENTIVAS:

Lo mejor para evitar la aparición de la celulitis o reducir su impacto es, en la medida de los posible, tomar medidas preventivas:

  • Realizar ejercicio físico, evitando el sedentarismo.
  • Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.
  • Reducir el consumo de sal.
  • En la dieta, evitar alimentos con grasas refinadas que favorecen su acumulación.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • No usar ropa muy ajustada o un calzado incorrecto.
  • Favorecer un buen tránsito intestinal.
  • Reducir el nivel de estrés. Dormir las 7-8 horas recomendadas.

TRATAMIENTO ESPECÍFICO:

Los tratamientos que normalmente se usan para combatir la celulitis van a tener como objetivo:

  • Activar la microcirculación periférica.
  • Disminuir la permeabilidad capilar.
  • Favorecer el metabolismo de las células adiposas.
  • Favorecer el drenaje linfático.

Los tratamientos pueden ser: tópicos, orales o médico-estéticos. A continuación, vamos a detallar los principales activos que se usan en estos tratamientos.

Tratamientos tópicos

*Cafeína, teobromina, teofilina (pertenecientes a la familia de las metilxantinas) con acción principal a nivel del sistema circulatorio: regulan la permeabilidad capilar, mejoran la circulación y favorecen la acción lipolítica.

*Flavonoides (hesperidina, rutina, etc.): acción antiinflamatoria, diurética y antioxidante.

*Extractos vegetales con acción venotónica y antiedematosa: destacan el Ginkgo biloba, Ruscus, Centella asiática o Castaño de Indias.

Sus acciones son: disminuyen la permeabilidad capilar, aportan mayor resistencia a la pared vascular y mejoran el drenaje linfático y la circulación.

*Vitamina A: acción reparadora de la piel, favorece su renovación.

*Enzimas mucopolisacáridos o quimotripsina o amilasa que reestructuran el tejido conjuntivo, evitando la rigidez.

*Algunas algas o el hibisco que tienen acción sobre el tejido adiposo favoreciendo la degradación lipídica.

Tratamiento oral

Los principales componentes de los complementos alimenticios que ayudan a reducir la celulitis son:

*Aceite de borraja o de pescado: ricos en omega 3 y 6 que tienen acción sobre la piel y ayudan a reducir el colesterol.

*Bioflavonoides y polifenoles de la uva por su acción antioxidante y venoprotectora.

*Castaño de indias, Ginkgo, Hammamelis y Centella asiática: propiedades venotónicas, mejoran la resistencia capilar y protegen el tejido.

*Cola de caballo: propiedades diuréticas.

*Fucus: alga parda rica en yodo y polisacáridos mucilaginosos. Favorecen el tránsito intestinal y regula el peso.

*Té verde: propiedades lipolíticas.

*Garcinia cambogia: es un inhibidor de la lipogénesis, por los que evita la formación de adipocitos.

Tratamientos médico-estéticos

Existen numerosos tipos de tratamientos para tratar la celulitis, que están enfocados en la remodelación corporal, favoreciendo el drenaje, reduciendo el edema y eliminando la grasa acumulada. Puedes consultar para mas tratamientos en” centro estética”.

En la farmacia puedes encontrar distintos tipos de tratamientos, tanto tópicos como por vía oral, que van a ayudar a mejorar el aspecto de la piel de naranja.

Recuerda siempre asociarlo a las medidas higiénico sanitarias recomendadas para reducir la celulitis, su aparición y su evolución.

La recomendación para un buen tratamiento es preparar tu piel para ello, realizar una exfoliación 1-2 veces a la semana para favorecer la absorción de los principios activos del tratamiento que vayamos a usar.

Elige el tratamiento tópico más adecuado para ti: existen tratamientos para usar por la mañana y otros por la noche antes de dormirnos, tratamientos en textura gel, en crema, en spray, etc., tratamientos con efecto frío o con efecto calor y, así una infinidad de posibilidades.

Lo importante es ser constante, aplicarlo a diario y de forma regular para conseguir unos buenos resultados.

Puedes complementarlos con infusiones o complementos que ayuden a eliminar líquidos o con complementos que favorezcan la lipolisis.

Consulta siempre a tu farmacéutico para poder así elegir tu mejor tratamiento y conseguir los mejores resultados.

 

 

Deja un comentario

¡Recibe las últimas ofertas!

Suscríbete de forma gratuita y recibe las últimas promociones de Farmarapid

(esta opción solo te aparecerá una vez)